¿Nervioso? Sí, yo también lo estoy. Falta poco para que llegue el 27 de mayo, el día en el que nuestro Glorioso volverá, 16 años después, a disputar una final, esta vez de Copa y ante el F.C.Barcelona, otro grande como lo fue el Livepool en aquella noche del 16 de mayo de 2001 en el Westfallenstadion. Desde entonces las cosas han cambiado mucho, la directiva es otra, en el banquillo no estará Mané y no podremos corear los nombres de jugadores como Javi Moreno, Óscar Téllez, Iván Alonso, etc... Sin embargo, hay algo que todavía sigue vivo desde entonces, y somos nosotros, más concretamente nuestro sentimiento por el que es el club de nuestro corazón; el Deportivo Alavés.

Esta década no ha sido fácil para los albiazules, el club, tras varios fracasos deportivos, estuvo a punto de desaparecer, esto es, estuvo a punto de sufrir lo peor que le puede pasar a un equipo de fútbol y que ya le pasó a otros grandes como el C.D.Logroñés o la U.D.Salamanca. Sin embargo, eso no retrajo nuestro sentimiento por este escudo, sino que lo reforzó. Durante estos años, como ya ha comentado Iraultza 1921 en distintas ocasiones, el Alavés, y el alavesismo se ha hecho más fuerte en el "infierno" y ahora poco, o ningún, miedo tenemos a lo que nos venga en el futuro.

Esta final de Copa es una recompensa más, como lo fue el ascenso a segunda, la salvación en Jaén o la vuelta a Primera, al buen trabajo que hemos hecho todos para "resurgir potente otra vez" al Glorioso. Por ello, tenemos que disfrutar de ella. Sabemos que no será fácil, pero lo que no creemos, como hacen los de fuera, es que sea imposible, porque como dijo el "Flaco" hace unos días: "El Barça será mejor que nosotros en algunos aspectos, pero no en todos". Tal vez me llamen loco, pero yo, cada día que pasa, tengo más claro que vamos a ganar esta Copa, y no solo en la grada.

Por los que estamos, los que se fueren y los que están por llegar.
Hemen gaude berriro. #GureaDAkopa

Iñaki Iñigo Pardo - @inaki_alaves